NO! a los transgénicos

Información, difusión y debate sobre los transgénicos


Deja un comentario

Monsanto, sus OGM y la investigación de los biólogos franceses. Una bomba de fragmentación

Por Daniel Gatti / Rel-UITA

A medida que pasan los días se conocen más detalles y reacciones sobre lo que fue presentado por medios franceses como “una bomba de fragmentación científica, sanitaria, política e industrial”: la investigación de un grupo de biólogos que denuncia la toxicidad de las semillas de maíz transgénico NK 603 de la transnacional Monsanto.

Para resumirla, la investigación en cuestión, desarrollada por un equipo de la universidad francesa de Caen comandado por el biólogo molecular Gilles Eric Seralini y publicada en la revista especializada Food and Chemical Toxicology, encontró que unas 200 ratas de laboratorio a las que se les suministró durante dos años (la vida entera de esos animales) distintas dosis de maíz NK 603 y agua mezclada con glifosato marca Roundup, el herbicida más utilizado en el mundo, también propiedad de Monsanto, presentaron en ciertos casos tumores del tamaño de una pelota de ping pong.

Comparadas con otras cobayas testigo a los que no se los alimentó con el OGM sino con maíz convencional, las ratas “transgenizadas” ya tenían malformaciones graves al mes 13 de la experiencia.

En las hembras aparecieron tumores mamarios que alcanzaron hasta una cuarta parte de su peso. En los machos, los órganos depuradores –riñones e hígado- fueron afectados por anomalías severas con una frecuencia entre 2 y 5 veces mayor que en los roedores no sometidos al OGM.

Las fotografías que acompañan el trabajo -publicadas en el semanario Le Nouvel Observateur, que reveló el estudio al “gran público”- son aterradoras.

Lo que diferencia experimentalmente a este trabajo de otros anteriores es que fue realizado a lo largo de toda la vida de las ratitas de laboratorio, y no únicamente de tres o cuatro meses, como fue el caso de la gran mayoría de los estudios que tendían a demostrar la inocuidad de los OGM.

Los efectos

Un primer efecto concreto de la investigación fue la suspensión por parte de Rusia, invocando el principio de precaución, de toda importación de semillas del maíz NK 603.

Un segundo efecto que el gobierno socialista francés dijo que “tomaba muy en serio” el informe y encargó a la Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria (ANSES) una evaluación del trabajo de Seralini y su equipo. Las conclusiones de ese contraestudio serán conocidas el 20 de octubre.

Y un tercer efecto fue la discusión que se instaló, no solo en Francia, sobre las relaciones, por ejemplo, entre ciencia y empresas o empresas e instituciones estatales o científicas de contralor y evaluación, y sobre la manera en que se desarrollan los procesos de autorización de comercialización de un producto de consumo masivo, en este caso alimentario, pero podría haber sido también un medicamento u otra cosa.

“Si se hubiera tratado de un medicamento su comercialización hubiera sido inmediatamente suspendida”, apuntó el periodista Guillaume Malaurie, de Le Nouvel Observateur.

Ataque y contraataque

Un ejército de científicos, algunos de ellos autores de estudios que van en un sentido diametralmente opuesto al de Seralini, bombardearon en estos diez últimos días al equipo de la universidad de Caen.

Lo criticaron, por ejemplo, por haber elegido para su experiencia una especie de ratas con tendencia a producir tumores y porque el número de animales integrantes de cada uno de los subgrupos en que fue organizado el trabajo era demasiado reducido.

Joel Spiroux, médico y codirector del estudio, respondió que en esos terrenos no hubo diferencias entre su experiencia y la llevada a cabo por científicos pagados por Monsanto: la especie de animales fue la misma y la cantidad de cobayas también.

Se le reprochó igualmente a Seralini y a su equipo (lo hizo la revista Nature) haber, de hecho, mentido al afirmar que el suyo era el único trabajo “a largo plazo” sobre las consecuencias del consumo de OGM en animales.

Según Nature, ya había habido al menos 24 investigaciones de “larga duración” que probaban la inocuidad de los transgénicos.

No es así, dijo Spiroux. Por un lado, esos estudios –que efectivamente existieron– eran nutricionales y no toxicológicos, y, por otro, no abarcaron en ningún caso la totalidad de la vida de los animales analizados, como sí lo hizo la investigación liderada por Seralini, sino unos meses, cuando mucho un par de años en el caso de cerdos que viven al menos el doble.

Además, observó Spiroux, la mayor parte de las investigaciones que “absolvieron” a los OGM fueron financiadas o encargadas por las propias empresas productoras de transgénicos y auditadas por organismos de contralor de una composición al menos dudosa, al contar entre sus filas a integrantes de universidades o laboratorios beneficiados con contribuciones, convenios, acuerdos de cooperación con esas mismas compañías.

A santo de qué

Lo que cuenta en cambio Le Nouvel Observateur acerca de las condiciones de clandestinidad en que Seralini y los suyos debieron llevar a cabo su trabajo es alucinante: desde conseguir a escondidas las semillas del maíz transgénico en un liceo de Canadá y transportarlas de la misma forma a Francia, hasta codificar las comunicaciones telefónicas y los e-mails entre los miembros del equipo y mantener en secreto sus conclusiones, pasando por la difusión de un estudio falso para despistar a eventuales “espías”.

No fue alegremente elegida esa clandestinidad -apuntó a su vez un periodista del diario Le Monde- sino que habla del modus operandi habitual de empresas como Monsanto.

De esa forma de actuar de la mayor empresa mundial del sector de la biotecnología testimonió por estos días Chantal Jouanno, ministra de Ambiente del gobierno del ex presidente francés Nicolas Sarkozy.

En 2007, poco después que París decretara una moratoria al ingreso de transgénicos a su territorio, Jouanno recibió la “visita” del vicepresidente de la transnacional en su despacho del Palacio del Elíseo.

“Quedé estupefacta por el tono amenazante que empleó. Alguien que está seguro del producto que vende, responde a quien lo critica y no actúa de esa manera”, dijo la ex ministra.

Jean-François Le Grand, ex senador por la UMP, el partido que llevó al poder a Sarkozy en Francia, participa de los mismos temores que Jouanno respecto a la metodología de Monsanto y empresas asimilables.

“El lobby pro OGM sabe seducir con regalos especiales a aquellos de quienes quiere obtener favores, y tiene un enorme poder”, dijo Le Grand, que en su tiempo fue presidente de la Alta Autoridad sobre los Organismos Genéticamente Modificados. “No se privan de recurrir a cualquier cosa”.

El político, hoy presidente de una región francesa, tiene un recuerdo negativo de esa experiencia: su postura contraria a los OGM provocó que sus propios compañeros de partido le hicieran el vacío, no solo en ese organismo sino en el Senado.

Debió renunciar al primero y rompió con su formación política después. A Seralini lo conoce de aquella época. “Es un científico de primera, que se maneja con extremo rigor” y llevó a cabo el estudio “que yo quería que impulsaran los poderes públicos”, dijo a Le Nouvel Observateur.

Ojos que no ven

Lo que más le preocupa a Seralini en el “affaire OGM”, además de las consecuencias que podrían tener sobre los humanos que los consuman, es la ausencia de controles estatales eficaces, cuando no la connivencia entre poder político y empresas del sector.

No hubo manera de que algún organismo público financiara los trabajos del equipo de Caen. Y no por no haberlo intentado. Los 3,2 millones de euros que les insumió el estudio, los biólogos debieron conseguirlos por su cuenta.

“Vamos a exigir cuentas a quienes deben rendirlas”, dijo Corinne Lepage, ex ministra de Medio Ambiente de Francia, actual primera vicepresidenta de la Comisión de Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria del Parlamento Europeo, y autora de un libro (“La vérité sur les OGM”, La verdad sobre los OGM) que apareció el viernes 21.

Lepage integra desde hace 15 años el Criigen (Comité de Investigación y de Información Independientes sobre Ingeniería Genética), organismo al que también pertenece Seralini y que ofició de administrador de los 3,2 millones de euros.

“Ya no va a ser posible que los organismos públicos que hasta ahora han exhibido una inoperancia llamativa para controlar a los OGM sigan actuando de esa manera”, dijo por su lado Joel Spiroux.

La batalla pública que les espera a Seralini y los suyos se anuncia dura. Por un lado, deberán seguir confrontando con colegas. Por el otro, tendrán que hacer frente al propio lobby de las empresas semilleras, encabezadas por Monsanto. Y en tercer lugar a las instituciones políticas nacionales y regionales que han servido de paraguas a las anteriores.

En Bruselas, la sede de la Unión Europea, Seralini ya se enfrentó fuertemente con la directora de la EFSA, la autoridad de seguridad alimentaria regional, Catherine Geslain-Lanéelle.

La jerarca dijo que el organismo que dirige acepta auditar la investigación del biólogo pero a través del mismo comité científico que autorizó anteriormente el maíz NK 603. “De ninguna manera aceptaremos algo así”, se indignó Seralini.

“La intransigencia de la directora de la EFSA ilustra la posición extremadamente delicada en que se encuentra la UE. Entre el principio de precaución que rige al derecho europeo, las reglas del comercio internacional y las presiones de Estados Unidos, el camino es estrecho”, apunta el Nouvel Observateur en una nota publicada el 21 de setiembre.

¿Neutros?

La difusión del estudio de Seralini en Food and Chemical Toxicology coincidió con la publicación de un libro (Todos cobayas, del propio biólogo), el estreno de un documental homónimo y la edición del trabajo de Lepage. Todos el mismo día.

Esa “sobre-exposición mediática” fue otro de los ángulos de ataque elegidos por los detractores del científico francés, al que le reprochan una “militancia global anti OGM” que habría tenido una expresión en su propia investigación. “Es un estudio viciado desde su origen por la militancia de sus autores”, comentó entre otros un biólogo español.

Seralini no oculta esa “militancia”, así como no oculta su oposición a considerar a la ciencia como una disciplina neutra.

“Tengo mis puntos de partida, mis posiciones, como también las tienen los otros, los que me critican, pero soy extremadamente exigente en cuanto al rigor de los trabajos que realizo”, tuvo que defenderse el biólogo, que en ese plano encontró abogados incluso entre colegas que criticaron sus conclusiones.

“No hay ciencia neutra”, agregó, y tampoco tuvo problema en admitir que efectivamente existió una “operación mediática” para hacer coincidir la difusión masiva de su investigación y su libro con el documental y el libro de Lepage.

“Se trata efectivamente de pesar en la opinión pública en un tema que no puede quedar reservado a la discusión y el conocimiento exclusivo de los cenáculos científicos porque concierne al conjunto de la sociedad.

Y en la batalla mediática, quienes promueven a los OGM llevan muchos, pero muchos cuerpos de ventaja”.

 

Fuente: Lista Informativa Nicaragua y más

***

Nota del blog:

Agregamos aquí más información sobre el estudio y enlances para descargar el mismo en Inglés:

Resumen del estudio El resumen ejecutivo (abstract) del estudio señala: “Los efectos en la salud de la ingesta de maíz transgénico tolerante al Roundup (de un 11% en la dieta) cultivado con o sin Roundup, y de Roundup solo (de 0.1ppb en agua) se estudiaron en ratones por dos años. En las hembras, todos los grupos tratados murieron en una proporción 2-3 veces superior que los del grupo control y en forma más rápida. Esta diferencia fue visible comparada con 3 grupos de machos alimentados con transgénicos. Todos los resultados dependen del sexo y las hormonas, y los perfiles patológicos eran comparables. Las hembras desarrollaron tumores mamarios grandes casi siempre más a menudo y antes que el grupo control, y la glándula pituitaria fue el segundo órgano más dañado; el equilibrio de las hormonas sexuales fue modificado por los tratamientos de transgénicos y de Roundup. En los machos tratados, las inflamaciones del hígado y la necrosis fueron entre 2.5-5.5 veces más frecuentes. Esta patología fue confirmada por microscopio de transmisión electrónica y óptica. Las nefropatías graves del riñón también fueron generalmente 1.3-2.3 veces más frecuentes que en el grupo control. Los machos presentaron tumores palpables cuatro veces más grandes que los controles, lo cual ocurrió hasta 600 días antes que a los controles. La estadística bioquímica confirmó importante insuficiencias crónicas de riñón; el 76% de todos los parámetros que mostraban alteraciones estaban relacionados con el riñón, para todos los tratamientos y para ambos sexos. Estos resultados pueden ser explicados por los efectos no lineales de la alteración endocrina generados por Roundup, pero también por la sobre expresión del transgen en el organismo modificado genéticamente y las consecuencias metabólicas de ello.”

Un grupo de universitarios de esta ciudad del noroeste de Francia alimentaron durante dos años a doscientas ratas con una dieta equilibrada, que contenía alternativamente maíz transgénico NK603; o maíz transgénico NK603 tratado con Roundup (el herbicida más utilizado del mundo) mientras que el grupo control recibía maíz no modificado genéticamente y agua pura.

Durante el estudio el maíz formaba parte de una dieta con proporciones equivalentes al régimen alimenticio en Estados Unidos.“Los resultados revelan una mortalidad mucho más rápida e importante durante el consumo de los productos transgénicos”, indicó Séralini, un investigador que forma o formó parte de comisiones oficiales sobre los transgénicos en 30 países distintos.

“La primera rata macho alimentada con transgénicos muere un año antes que la rata control (es decir, que no se alimenta con transgénicos). La primera rata hembra, ocho meses antes. En el 17º mes se observan cinco veces más machos muertos alimentados con 11% de maíz (transgénico)”, dijo Séralini, que había realizado anteriormente otros estudios sobre el tema pero a partir de datos de sólo 90 días, proporcionados por la industria. En esa oportunidad cientificos ligados a la industria lanzaron una campaña para desacreditar al investigador, quien en enero de 2011 ganó una demanda por difamación contra Marc Fellous, un científico miembro de la Asociación Francesa de Empresas de Biotecnología que se presentaba como “neutral” y acusaba a quienes objetan los transgénicos como “ideológicos” o ”militantes”, sin embargo tenía registradas patentes a su nombre y trabajaba para una compañía que hace negocios con la agroindustria.

Los tumores Los tumores aparecen en los machos hasta 600 días antes que en las ratas del grupo control (en la piel y los riñones). En el caso de las hembras (tumores en las glándulas mamarias) aparecen en una media de 94 días antes en las hembras alimentadas con transgénicos, indica el informe. Los investigadores descubrieron también que el 93% de los tumores de las hembras son mamarios mientras que la mayoría de machos murieron por problemas hepáticos o renales.

El artículo aparecerá en la revista “Food and Chemical Toxicology”, actualmente en proceso de impresión. “Con una pequeña dosis de Roundup, que corresponde a la cantidad que se puede encontrar en Bretaña (norte de Francia) durante la época en que se esparce este producto, se observan 2,5 veces más tumores mamarios” que normalmente, explica Séralini.

También es la primera vez, según Séralini, que el plaguicida Roundup ha sido analizado a largo plazo. Hasta ahora sólo su principio activo (sin sus coadyuvantes) había sido analizado durante más de seis meses. En América Latina, el Dr. Andrés Carrasco, profesor de embriología de la Universidad de Buenos Aires, ha realizado ese tipo de estudios con resultados igualmente alarmantes. “Son los mejores tests que se pueden llevar a cabo antes de las pruebas en humanos”, explica el científico.

El estudio ya provocó las primeras reacciones y Stephane Le Foll, el ministro de Agricultura francés, uno de los países que lucha dentro de Europa para evitar el cultivo de transgénicos, pidió medidas de homologación de estos productos “muchas más estrictas” en la Unión Europea. Previo a la publicación del estudio se había anunciado que se mantendría en Francia la prohibición del maíz transgénico Mon810, también de Monsanto.

En Bruselas, el eurodiputado francés Jose Bové, de Los Verdes, una de las figuras emblemáticas de la lucha contra los transgénicos, pidió la suspensión “inmediata” de las autorizaciones de cultivo de estos productos. Por su parte la Comisión Europea anunció haber pedido a su agencia responsable de la seguridad de los alimentos que examine los resultados del estudio para “sacar conclusiones”

El estudio, que costó tres millones de euros, fue financiado por la fundación CERES, que tiene fondos de unas cincuenta empresas que no producen OMG, y por la fundación Charles Leopold Meyer para el Progreso de la Humanidad y contó con el apoyo del Ministerio de Investigación de Francia.

Descripción de la dieta Las variedades de maíz usadas en este estudio fueron el maíz NK603 resistente al Roundup (de Monsanto) y su control isogénico y no transgénico. Estos dos tipos de maíz fueron cultivados bajo condiciones similares, en la misma ubicación, espaciados a suficiente distancia para evitar la contaminación cruzada. Su carácter genético, y la pureza de las semillas transgénicas y del material cosechado fueron confirmados con análisis qPCR de muestras de ADN. Un campo sembrado con maíz NK603 fue tratado con 3 litros de Roundup por hectárea (se aplicó Weather-MAZ, 540g/L de glifosato, registro EPA 524-537) y el otro campo de NK603 no se trató con Roundup.

La dieta para las ratas de laboratorio se basó en la dieta standard AO4(Safe, France).El alimento seco de la dieta de las ratas se elaboró para contener un 11,22 o un 33% de maíz transgénico, cultivado ya sea con o sin Roundup, y para el grupo control, un 33% de la línea de maíz no transgénico. Las concentraciones de transgénico se confirmaron en las tres dosis de cada dieta por qPCR. Todas las formulaciones de alimentos consistían en una dieta equilibrada, químicamente medida como sustancialmente equivalente excepto por los transgénicos, sin plaguicidas contaminantes por sobre los límites estándares. Se midieron los isoflavones y los ácidos fenólicos incluyendo el ácido ferúlico por el HPLC-UV estándar de la dieta. El herbicida diluido en el agua para beber, era la formulación comercial de Round up (GT Plus, 450 g/L de glifosato, registro 2020448, Monsanto, Bélgica). Se evaluó los niveles de herbicida midiendo glifosato en las diferentes diluciones mediante espectometría de masa.

Los nocivos efectos del Roundup ya han sido comprobados en Córdoba, Argentina, donde en un reciente juicio, dos productores de soja transgénica fueron encontrados culpables por fumigaciones aéreas con el herbicida, que causaron graves daños en la salud de familias, incluyendo muertes por cáncer y malformaciones congénitas. En Chile existen a la venta alimentos importados que contienen transgénicos, pero los consumidores no tienen derecho a optar por alimentos sanos, dada la falta de etiquetado.

Resumen del estudio El resumen ejecutivo (abstract) del estudio señala: “Los efectos en la salud de la ingesta de maíz transgénico tolerante al Roundup (de un 11% en la dieta) cultivado con o sin Roundup, y de Roundup solo (de 0.1ppb en agua) se estudiaron en ratones por dos años. En las hembras, todos los grupos tratados murieron en una proporción 2-3 veces superior que los del grupo control y en forma más rápida. Esta diferencia fue visible comparada con 3 grupos de machos alimentados con transgénicos. Todos los resultados dependen del sexo y las hormonas, y los perfiles patológicos eran comparables. Las hembras desarrollaron tumores mamarios grandes casi siempre más a menudo y antes que el grupo control, y la glándula pituitaria fue el segundo órgano más dañado; el equilibrio de las hormonas sexuales fue modificado por los tratamientos de transgénicos y de Roundup. En los machos tratados, las inflamaciones del hígado y la necrosis fueron entre 2.5-5.5 veces más frecuentes. Esta patología fue confirmada por microscopio de transmisión electrónica y óptica. Las nefropatías graves del riñón también fueron generalmente 1.3-2.3 veces más frecuentes que en el grupo control. Los machos presentaron tumores palpables cuatro veces más grandes que los controles, lo cual ocurrió hasta 600 días antes que a los controles. La estadística bioquímica confirmó importante insuficiencias crónicas de riñón; el 76% de todos los parámetros que mostraban alteraciones estaban relacionados con el riñón, para todos los tratamientos y para ambos sexos. Estos resultados pueden ser explicados por los efectos no lineales de la alteración endocrina generados por Roundup, pero también por la sobre expresión del transgen en el organismo modificado genéticamente y las consecuencias metabólicas de ello.”

Un grupo de universitarios de esta ciudad del noroeste de Francia alimentaron durante dos años a doscientas ratas con una dieta equilibrada, que contenía alternativamente maíz transgénico NK603; o maíz transgénico NK603 tratado con Roundup (el herbicida más utilizado del mundo) mientras que el grupo control recibía maíz no modificado genéticamente y agua pura.

Durante el estudio el maíz formaba parte de una dieta con proporciones equivalentes al régimen alimenticio en Estados Unidos.“Los resultados revelan una mortalidad mucho más rápida e importante durante el consumo de los productos transgénicos”, indicó Séralini, un investigador que forma o formó parte de comisiones oficiales sobre los transgénicos en 30 países distintos.

“La primera rata macho alimentada con transgénicos muere un año antes que la rata control (es decir, que no se alimenta con transgénicos). La primera rata hembra, ocho meses antes. En el 17º mes se observan cinco veces más machos muertos alimentados con 11% de maíz (transgénico)”, dijo Séralini, que había realizado anteriormente otros estudios sobre el tema pero a partir de datos de sólo 90 días, proporcionados por la industria. En esa oportunidad cientificos ligados a la industria lanzaron una campaña para desacreditar al investigador, quien en enero de 2011 ganó una demanda por difamación contra Marc Fellous, un científico miembro de la Asociación Francesa de Empresas de Biotecnología que se presentaba como “neutral” y acusaba a quienes objetan los transgénicos como “ideológicos” o ”militantes”, sin embargo tenía registradas patentes a su nombre y trabajaba para una compañía que hace negocios con la agroindustria.

Los tumores Los tumores aparecen en los machos hasta 600 días antes que en las ratas del grupo control (en la piel y los riñones). En el caso de las hembras (tumores en las glándulas mamarias) aparecen en una media de 94 días antes en las hembras alimentadas con transgénicos, indica el informe. Los investigadores descubrieron también que el 93% de los tumores de las hembras son mamarios mientras que la mayoría de machos murieron por problemas hepáticos o renales.

El artículo aparecerá en la revista “Food and Chemical Toxicology”, actualmente en proceso de impresión. “Con una pequeña dosis de Roundup, que corresponde a la cantidad que se puede encontrar en Bretaña (norte de Francia) durante la época en que se esparce este producto, se observan 2,5 veces más tumores mamarios” que normalmente, explica Séralini.

También es la primera vez, según Séralini, que el plaguicida Roundup ha sido analizado a largo plazo. Hasta ahora sólo su principio activo (sin sus coadyuvantes) había sido analizado durante más de seis meses. En América Latina, el Dr. Andrés Carrasco, profesor de embriología de la Universidad de Buenos Aires, ha realizado ese tipo de estudios con resultados igualmente alarmantes. “Son los mejores tests que se pueden llevar a cabo antes de las pruebas en humanos”, explica el científico.

El estudio ya provocó las primeras reacciones y Stephane Le Foll, el ministro de Agricultura francés, uno de los países que lucha dentro de Europa para evitar el cultivo de transgénicos, pidió medidas de homologación de estos productos “muchas más estrictas” en la Unión Europea. Previo a la publicación del estudio se había anunciado que se mantendría en Francia la prohibición del maíz transgénico Mon810, también de Monsanto.

En Bruselas, el eurodiputado francés Jose Bové, de Los Verdes, una de las figuras emblemáticas de la lucha contra los transgénicos, pidió la suspensión “inmediata” de las autorizaciones de cultivo de estos productos. Por su parte la Comisión Europea anunció haber pedido a su agencia responsable de la seguridad de los alimentos que examine los resultados del estudio para “sacar conclusiones”

El estudio, que costó tres millones de euros, fue financiado por la fundación CERES, que tiene fondos de unas cincuenta empresas que no producen OMG, y por la fundación Charles Leopold Meyer para el Progreso de la Humanidad y contó con el apoyo del Ministerio de Investigación de Francia.

Descripción de la dieta Las variedades de maíz usadas en este estudio fueron el maíz NK603 resistente al Roundup (de Monsanto) y su control isogénico y no transgénico. Estos dos tipos de maíz fueron cultivados bajo condiciones similares, en la misma ubicación, espaciados a suficiente distancia para evitar la contaminación cruzada. Su carácter genético, y la pureza de las semillas transgénicas y del material cosechado fueron confirmados con análisis qPCR de muestras de ADN. Un campo sembrado con maíz NK603 fue tratado con 3 litros de Roundup por hectárea (se aplicó Weather-MAZ, 540g/L de glifosato, registro EPA 524-537) y el otro campo de NK603 no se trató con Roundup.

La dieta para las ratas de laboratorio se basó en la dieta standard AO4(Safe, France).El alimento seco de la dieta de las ratas se elaboró para contener un 11,22 o un 33% de maíz transgénico, cultivado ya sea con o sin Roundup, y para el grupo control, un 33% de la línea de maíz no transgénico. Las concentraciones de transgénico se confirmaron en las tres dosis de cada dieta por qPCR. Todas las formulaciones de alimentos consistían en una dieta equilibrada, químicamente medida como sustancialmente equivalente excepto por los transgénicos, sin plaguicidas contaminantes por sobre los límites estándares. Se midieron los isoflavones y los ácidos fenólicos incluyendo el ácido ferúlico por el HPLC-UV estándar de la dieta. El herbicida diluido en el agua para beber, era la formulación comercial de Round up (GT Plus, 450 g/L de glifosato, registro 2020448, Monsanto, Bélgica). Se evaluó los niveles de herbicida midiendo glifosato en las diferentes diluciones mediante espectometría de masa.

Los nocivos efectos del Roundup ya han sido comprobados en Córdoba, Argentina, donde en un reciente juicio, dos productores de soja transgénica fueron encontrados culpables por fumigaciones aéreas con el herbicida, que causaron graves daños en la salud de familias, incluyendo muertes por cáncer y malformaciones congénitas. En Chile existen a la venta alimentos importados que contienen transgénicos, pero los consumidores no tienen derecho a optar por alimentos sanos, dada la falta de etiquetado.
Fuente: kaosenlared.net

 


Deja un comentario

Debate: Estudio alerta sobre toxicidad de transgénicos

Por Chloé Coupeau (AFP)

Un estudio francés que asegura que las ratas alimentadas con maíz transgénico sufren cáncer y mueren antes, apoyado con fotografías de tumores grandes como pelotas de ping-pong, relanzó este miércoles la polémica sobre estos organismos genéticamente modificados.

“Por primera vez en el mundo, un transgénico y un pesticida han sido estudiados por su impacto en la salud a más largo plazo de lo que habían hecho hasta ahora las agencias sanitarias, los gobiernos y la industria. Los resultados son alarmantes”, aseguró Gilles-Eric Seralini, profesor de la Universidad de Caen y director del estudio.

Un grupo de universitarios de esta ciudad del noroeste de Francia alimentaron durante dos años a doscientas ratas de tres maneras distintas: únicamente con maíz transgénico NK603, con maíz transgénico NK603 tratado con Roundup (el herbicida más utilizado del mundo) y con maíz no modificado genéticamente tratado con Roundup.

Ambos productos (el maíz NK603 y el herbicida) son propiedad del grupo estadounidense Monsanto.

Durante el estudio el maíz formaba parte de una dieta equilibrada, en proporciones equivalentes al régimen alimenticio en Estados Unidos.

“Los resultados revelan una mortalidad mucho más rápida e importante durante el consumo de los dos productos”, indicó Seralini, un investigador que forma o formó parte de comisiones oficiales sobre los transgénicos en 30 países distintos.

“La primera rata macho alimentada con transgénicos muere un año antes que la rata indicador (es decir, que no se alimenta con transgénicos). La primera rata hembra ocho meses antes. En el 17º mes se observan cinco veces más machos muertos alimentados con 11% de maíz (transgénico)”, dijo Serlini, que firmó otro estudios sobre el tema pero a partir de datos de sólo 90 días, proporcionados por la industria.

Leer más en La Nación…


Deja un comentario

Federico Franco, no queremos más transgénicos

Como consecuencia del golpe de Estado se ha liberado en Paraguay el algodón BT, a sabiendas del peligro que acarrean los paquetes tóxicos que acompañan sus cultivos.

Días después, las transnacionales de los agronegocios se vieron premiadas con la autorización de importar, cultivar y comercializar cuatro tipos de maíz y uno más de soja, todos genéticamente modificados.

Las empresas Monsanto y Cargill han operado en territorio de la República del Paraguay en total impunidad desde hace años, perpetrando de manera sostenida daños a bienes protegidos del más alto valor para personas, principalmente a las que integran las comunidades rurales e indígenas, expuestas de manera directa a los efectos lesivos del modo de producción con semillas transgénicas.

La interrupción de Federico Franco de la homilía del obispo en Villa Florida (Misiones), cuando monseñor Melanio Medina hablaba en contra de los transgénicos, ignora por completo la triste realidad de los transgénicos en nuestro Paraguay y la muerte por los agrotóxicos de Rubén Portillo Cáceres (29 años) y de Silvino Talavera (11 años).

Durante la guerra entre Vietnam y Estados Unidos, el ejército Americano encargó a Monsanto y otras empresas la fabricación de lo que se conoció como “agente naranja” para destruir bosques y las plantaciones de los vietnamitas y privarlos de alimentos. En esos años se rociaron sobre Vietnam, en una superficie de un millón de hectáreas, 80 millones de litros de este herbicida.

Se estima que causó entre la población 400.000 muertos y unos 500.000 nacimientos de niños con malformaciones, contaminando a tres millones de personas de las que todavía hoy hay víctimas.

En resumen, podemos afirmar que el modelo productivo agroexportador y su paquete tecnológico solo llevan consigo retrocesos en lo social, en lo económico, en lo político y en lo jurídico.

Por todo lo dicho, rechazamos el apoyo de Federico Franco a estos agentes de la muerte.

Fuente: Ultima Hora


Deja un comentario

Glufosinato, un nuevo veneno

Andrés E. Carrasco, director del Laboratorio de Embriología Molecular de la UBA, denuncia los crímenes de las corporaciones de la biotecnología, y la complicidad de un gobierno corrupto

Los 27 transgénicos aprobados comercialmente desde el 1996, imponen prácticas no solo cuestionables por los efectos en los ecosistemas y demás variables físicas de suelos, sino por el incremento de la contaminación química con sus consecuencias en salud.

Andrés E. Carrasco, director del Laboratorio de Embriología Molecular de la UBA, denuncia los crímenes de las corporaciones de la biotecnología, y la complicidad de un gobierno corrupto

Relatar los hechos respecto del avance de los agronegocios en la región latinoamericana, hace necesario señalar que a la voracidad de un sector productivo y a los intereses estratégicos de las transnacionales y su propuesta tecnológica, hay que agregar la actitud de gobierno nacional (N.del.E: el gobierno Argentino) que no sólo espera retenciones crecientes, sino que se empeña en apostar a la desnacionalización incrementado la dependencia con un modelo que hace cada vez más frágil a la Argentina frente a las decisiones geopolíticas de los países centrales. (ver opinión de Monsanto en Clarín 29-08-2012, página 30).

Como forma de confrontar relatos, la contraofensiva descripta por Clarín, se expresó en que mientras se esperaba la sentencia del tribunal cordobés por la demanda de las Madres de Ituzaingó, la Secretaria de Agricultura hacía pública la resolución firmada por su titular Lorenzo Basso (ex Decano de la Facultad de Agronomía de la UBA) aprobando una nueva semilla de soja: Intacta RR2 que contiene transgenes para resistencia al glifosato y para producir toxina insecticida (Bt). Esta semilla patentada por Monsanto, obligará a los productores a pagar regalías de por vida mediante convenios de orden privado con la empresa transnacional.

Es transparente Norberto Yahuar, Ministro de Agricultura, cuando anuncia, en la presentación de la semilla RR2 de Monsanto, una nueva ley de semillas que limitará el Uso Propio (guardar parte de la semilla para la próxima cosecha) para “demostrar al mundo que se reconoce ese valor intelectual en tecnología, que desarrollan los privados” (Página 12, 22-08-2012, página 7). Según Clarín el acuerdo funcionará así: “Cuando el productor compre semilla de soja certificada pagará el derecho fijado. Pero si no lo hiciese, al vender sus granos se realizará un sencillo test que permite detectar la presencia de los genes buscados. Y si el resultado fuera positivo el comprador del grano cobrará a cuenta del desarrollador las regalías pendientes, más caras que al principio”.

Seguir leyendo…

 


Deja un comentario

Piden a Franco abrir debate sobre uso de transgénicos

El obispo de Misiones, Mario Melanio Medina, explicó a la 970 AM, que tras la celebración religiosa en Villa Florida, conversó con el Presidente de la República, Federico Franco, sobre el uso de semillas transgénicas para el cultivo. Indicó que sugirió al mandatario abrir el debate sobre el tema, ya que existen dudas sobre la nocividad de la biotecnología.

Medina indicó que pedirá asesoramiento científico con respecto a la utilización de simientes genéticamente modificadas, para elaborar un informe que le entregará al jefe de estado para su consideración.

Fuente: 970 AM.
Escuchar programa de radio


Deja un comentario

Monsanto prohibido en Polonia, Bélgica, Gran Bretaña, Bulgaria, Francia, Alemania, Irlanda y Eslovaquia

Activistas franceses en un campo de maíz MON810

La prohibición del maíz MON810 transgénico de Monsanto es oficial en Polonia y se suma al bloqueo realizado en Bélgica, Gran Bretaña, Bulgaria, Francia, Alemania, Irlanda y Eslovaquia del mismo OMG. Las recientes protestas de apicultores y activistas anti-OGM tiene una conclusión exitosa. Los activistas exigían que el Ministro de Agricultura, Marek Sawicki, prohibiera el MON810 en el país. La buena noticia es que sus protestas tuvieron éxito.

El funcionario fijó otra polémica norma internacional contra los transgénicos de Monsanto. “Además de vincularse destruir la salud humana produciendo una gama de dolencias”, señaló Sawicki, “el polen procedente de la cepa GM podría ser devastador para la población de abejas que ya se redujo en el país”. Acorde a la agencia AFP, Sawicki indicó que: “El decreto dictamina la prohibición total de la cepa del maíz MON810 en Polonia”.

El 9 de marzo, hubo una oposición similar a las cepas genéticamente modificadas de Monsanto. En esa fecha, 7 países europeos bloquearon la propuesta de la Presidencia danesa que permitía el cultivo de transgénicos en continente europeo. Los países que bloquearon esta propuesta son Bélgica, Gran Bretaña, Bulgaria, Francia, Alemania, Irlanda y Eslovaquia. Una semana después de este anuncio, Francia impuso una prohibición temporal para el MON810. En Lyon, Francia, el Tribunal dictó una sentencia después de que Paul Francois, un productor de granos, informó que Monsanto no proporcionó advertencias suficientes en la etiqueta del herbicida Lasso. La falta de advertencias causó daños en la población como problemas neurológicos, incluyendo dolores de cabeza y pérdida de la memoria.
Leer más…


Deja un comentario

Transgénicos, pobreza y desastre ecológico

En la India encontramos claros ejemplos de los desastres que provoca la introducción de tecnologías controladas por las multinacionales para organizar la producción dirigida al mercado global. El Punjab, la más próspera región agrícola de la India, actualmente es víctima de un desastre ecológico y social, al igual que Warangal. Los agricultores tradicionalmente cultivaban para la alimentación local legumbres, mijo y arroz. Eran pobres, pero no tenían deudas. Las compañías semilleras les propusieron plantar semillas híbridas de algodón, materia prima para la industria textil mundial. Estas semillas conocidas como “oro blanco” les harían salir de su pobreza. Sin embargo, estas promesas resultaron fallidas. Sus semillas nativas fueron desplazadas con nuevos híbridos que no controlaban. Estos híbridos no podían ser almacenados, lo que obligaba a los agricultores a comprar cada año la semilla a un alto precio. Las semillas transgénicas son en Maharastra un 1000% más caras que la semilla tradicional. Las cosechas de algodón fracasaron y los agricultores quedaron fuertemente endeudados.

Muchos agricultores en Warangal no pueden hacer frente al alza de los costes de producción y comercialización de estos cultivos híbridos. Al ser las semillas muy vulnerables a los ataques de las plagas, los gastos en pesticidas se incrementaron en un 2000 %, desde 1980 a 1997. Ahora las grandes multinacionales intentan introducir semillas resistentes a esas plagas mediante ingeniería genética que aumentarán aún más los costos y riesgos ecológicos. Por eso, agricultores del Sindicato de Agricultores de Andhra Pradesh, en Warangal desarraigaron el algodón Bollgard de Monsanto, modificado genéticamente.
Leer más…